Cómo hacer fruta confitada

Home/Blog/Cómo hacer fruta confitada

fruta-confitada

Cómo hacer fruta confitada

Ahora que llega la Navidad os queremos enseñar cómo preparar fruta confitada. Vemos que muchos de los postres típicos de estas fechas incluyen fruta confitada o glaseada como ingrediente fundamental en su preparación o bien como elemento estético que da un sabor dulce y refrescante.

La fruta confitada no tiene secretos en su elaboración. Es fácil de preparar y son el aliado perfecto para complementar un postre o para servirla como aperitivo sabroso.

¿Cómo se prepara la fruta confitada?

Únicamente necesitamos fruta, azúcar y agua. Se pueden escarchar todo tipo de frutas, pero es importante que estén en un buen momento de maduración. La fruta debe estar limpia, pelada y sin huesos ni pepitas.

Cada fruta tiene su propia textura y necesita su tiempo de elaboración, por lo que no hay que mezclarlas. Para conseguir fruta flaseada debemos lavar y trocear la fruta en el formato que se quiere presentar: rodajas, gajos, cubitos, pequeños caramelos…

Se hacen pequeños agujeros en la superficie de la fruta, para que el almibar penetre mejor. Las piezas de fruta se colocan en un bol, se cubren con agua y se dejan en remojo todo un día en un lugar fresco, cambiando el agua cada 8 horas.

Pasado este tiempo, escurrimos la fruta, la colocamos en un caza y las cubrimos con agua fría. Se lleva al fuego y en cuanto el agua comience a hervir, la fruta flotará. Entonces, recogemos la fruta con una espumadera y la volvemos a enfriar en un bol con agua fría, para posteriormente escurrirla.

A continuación ponemos en una cazuela el mismo peso de azúcar que de frutas, y la mitad de peso de fruta en agua. Calentamos agua y azúcar a fuego lento hasta que el azúcar se disuelva y obtengamos almibar. En ese momento, introducimos la fruta.

Al primer hervor suave, retiramos la fruta y la vertemos en un cuenco amplio. El almibar dejamos que hierva que esté denso, retiramos entonces deel furgo y cuando esté templado se vierte sobre la fruta. En ese momento dejamos reposar 12 horas.

Pasado este tiempo, escurrimos el almibar y hervimos nuevamente en la cazuela. Con el primer hervor suave, introducmos las frutas y esperamos hasta que hierva de nuevo para sacarlas. Otra vez dejamos 12 horas de reposo y repetimos la operación hasta que las frutas absorban todo el almibar.

Cuando las frutas hayan absorbido todo el almibar, se colocan sobre una rejilla para que escurran y el almibar se seque. Esto se puede hacer al aire libre o bien cerca de una estufa, pero volteando las frutas para que el secado sea uniforme.

Mantecados E.Moreno “Somos los artesanitos”

Cómo hacer fruta confitada

2017-12-20T08:36:44+00:00